El orgullo sólo trae sufrimiento